Compartir artículo:

El fallecimiento de varios maestros que se transportaban hacia una manifestación pacífica caló duramente los ánimos de los maestros. Su justísima demanda hacia el gobernador Kiko Vega pasó de “paga o renuncia” a “paga Y renuncia”.

Hna tomado pacíficamente varias oficinas del gobierno estatal exigiendo que el gobierno continúe pagando las pensiones de maestros jubilados. Policías estatales se han acercado a los manifestantes, tomándoles fotos y videos y poniendo sus manos sobre sus armas de fuego.