Compartir artículo:

Empezaré diciendo que quienes se oponen a que la guardia nacional que está siendo organizada por nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, tienen un argumento que a primera vista parece cierto: la mayoría de abusos de derechos humanos durante la guerra fueron cometidos por el ejército y marina. 

Como he comentado otras veces, los datos numéricos no se tienen que leer en forma lineal, hay muchas cosas por considerar, por ejemplo:

¿Cuántos militares había patrullando por cada policía que también estaba patrullando en las mismas regiones en donde se cometieron abusos en derechos humanos?

¿Quiénes eran los comandantes de las policías en esas regiones y quienes de los militares, en las regiones en que ocurrieron los hechos y en los niveles superiores?

Nuestro país padece, como nos ha repetido AMLO desde su campaña, principalmente de corrupción, y de ella se derivan todos los demás problemas. Mientras haya mandos civiles o militares corruptos tomando las decisiones más relevantes, estaremos atrapados en una guerra entre cárteles y en contra de nuestro mismo orden de vida.

Para mí no importa si el mando principal de la guardia nacional será civil o militar, o si todos los elementos son militares, parcialmente militares, policías militares, etc. La corrupción se encuentra en todas las corporaciones uniformadas y lo único que necesitamos es exterminarla por completo. Puesto que el presidente solicita la formación de la guardia principalmente por motivos de tener mayor libertad de acción, lo apoyo por completo y me es irrelevante si el mando principal de la guardia será civil o militar. Para mí, AMLO será el principal mando y confío en que su lucha anticorrupción será efectiva, a la par de la lucha contra la inseguridad. Esto es lo que necesitamos para que nuestras fuerzas de seguridad cumplan con su objetivo.

No iba a terminar este texto si una de mis molestas sugerencias: AMLO quiere incrementar el número de efectivos, yo digo que no necesita ni uno solo. Si arma la guardia nacional tomando elementos de los cuerpos actuales de policía mal pagados y depurando a los corruptos, cumpliría su objetivo. Junto con otras medidas de optimización y eliminación de cuellos de botellas. ¿Alguna vez se ha preguntado cuántos kilómetros recorren las fuerzas de seguridad cada día sin toparse con un delincuente, y al mismo tiempo cuántas personas intentan denunciar a un delincuente sin que les reciban la denuncia? Solo hay que conectar los puntos…