Compartir artículo:

Hola. Les presento a Kim Kardashian, una de las mujeres más famosas en redes sociales. Es tan famosa que le pagan miles de dólares solo por mencionar un producto.

Esto la hace una influencer profesional, es decir, no es actriz, cantante ni aparece en anuncios. Solo comenta su opinión por medio de un pago y tiene tantos seguidores (60 millones en Twitter y ella sigue a 146, hasta marzo de 2019) que cada mención de un producto es una venta garantizada. Hace pocos meses defendió una causa social importante y fue recibida por el presidente de Estados Unidos.

A muchos tuiteros les gustaría ser así de famosos, o por lo menos, un poco más de lo que ya lo son. Debo aclarar que no considero malo querer ser influencer, o sea, si quieres ser cantante y no eres famoso, aprendes a cantar, escribir canciones, cantas en lugares pequeños e intentas hacer grabaciones, darlas a conocer, etcétera. Eventualmente te ofrecen un gran concierto, quizás, por todo el esfuerzo que hiciste. Así pasa con los influencers. Kim Kardashian tuvo que hacer muchas cosas que prefiero no mencionar para ser tan famosa.

Muchos tuiteros que quieren ser influencers usan la técnica del follow-catch. Repito que no critico esta técnica ni a quienes la practican. Yo nunca lo he hecho ni lo haré, ni lo hacen mis tuiteros y tuiteras más queridos. Pero lo que sí hago, es que con todo respeto y cariño, a todos los tuiteros que me aplican esta técnica les doy unfollow de inmediato. Explicaré en qué consiste y cómo detectar a las buenas personas que la practican.

Digamos que yo (ya aclaré que yo no lo hago, es un ejemplo) quiero ser famoso. Cada día, Twitter me muestra en la parte superior derecha de mi pantalla, 3 tuiteros a quienes puedo seguir. Los sigo. Diariamente, o semanalmente, agrego a varios tuiteros. No soy famoso, así que no saben quién soy. Muchos de ellos, por cortesía, me darán follow siendo un desconocido. Así que en pocos meses logro tener miles de seguidores. En pocos años, miles más. Pero mi intención al seguirlos no es leerlos. Es acumular seguidores que me lean a mí. 

Así que, a aquellos que no me siguieron, en unos 4 días les doy unfollow. Pero muchos sí me siguieron. A estos TAMBIÉN LES DOY UNFOLLOW DE 3 A 6 MESES DESPUÉS. No lo notarán, probablemente siguen a miles de personas. Así que en realidad, para ganar 10,000 seguidores, he dado follow a 13,000 personas, pero ya le di unfollow a la gran mayoría. Así que en mi cuenta, aparece que me siguen 10,000 seguidores pero yo sigo a 500. Le he dado unfollow a 12,500 personas.

Repito. Es un ejemplo inventado, yo no hago esto. Tengo muy pocos seguidores.

Con el paso de los años, la cuenta puede llegar a 20,000 seguidores mientras yo sigo solamente a 500 o 600, incluso menos. Solo me mantengo siguiendo a desconocidos, me siguen, les doy unfollow, y quedan atrapados. Sin ser alguien famoso, ahora mi cuenta de Twitter parece de famoso, y puedo ser influencer. Parece que mucha gente está interesada en mí, aunque en realidad me ven como uno más. ¿Sabes que Twitter no te avisa cuando te dan unfollow? No llega notificación por eso.

Así que con respeto y aprecio a todas y todos quienes usan esta técnica que estoy llamando follow-catch (porque no recuerdo el nombre correcto), cuando noto que alguno de estos tuiteros(as) me dio unfollow, también se lo doy. Porque yo los seguí devolviendo la cortesía a un desconocido que me dio follow, a diferencia de personas que conozco y admiro y decidí seguir aunque ni me conocen ni me darán follow nunca (ejemplo: AMLO y su esposa).

¿Cómo hago para saber quienes me dieron unfollow? Hay muchos sitios web que se conectan a tu cuenta de Twitter y te lo dicen, Yo utilizo who.unfollowed.me. Me conecto con mi usuario y contraseña de Twitter y me avisa quiénes me dieron unfollow recientemente. También me dice quiénes me dieron follow, y a muchos de ellos decido seguirlos también. Así he dejado de seguir a muchos que ahora tienen muchos seguidores y que siguen a muy pocos. 

Repito que no escribo esto como crítica, respeto a quienes utilizan el follow-catch, y quién sabe, quizás algún día se ganen mi admiración y decida seguirlos de todas formas. Hay muchas cuentas a las que sigo sin que me sigan, principalmente medios de comunicación, políticos, periodistas, pero también algunos tuiteros normales, a quienes leí y decidí seguir porque quiero leer sus tuits. No para algún día ser influencer, cosa que me importa un rábano.

Saludos, queridas amigas y amigos.