Compartir artículo:

Comenzaré invitando a todos mis amigos no creyentes, o creyentes que desean mantenerse alejados de toda religión, a que no tengamos miedo a Dios o a escuchar hablar de él de vez en cuando. Tristemente, muchos que han leído un poco de la Biblia, la han utilizado para ganar dinero a toda costa, incluso de vidas humanas, o para obtener placeres terrenales tan bajos como la violación de niños. Este no es el mensaje de la Biblia, no es Dios quien lo está haciendo. Ya sea que exista Dios o no (personalmente sí creo en él), no es un ser que nos quiere hacer daño. Y si no existe y es un ser ficticio, mucho menos lo hará. Por el contrario, sus enseñanzas bien aplicadas y sin un afán manipulador, bien pueden servir como inspiración de ideas útiles para el desarrollo del país ¿acaso usted nunca ha tomado una buena idea de una novela o película?

Hoy comentaré sobre los muchos videos que existen de nuestro presidente AMLO hablando de Dios. Comienzo con este video en el que él aclara, sin ningún empacho, que es cristiano; lo dijo antes de ser electo como nuestro presidente.

 

Hay una diferencia fundamental entre las “homilías” que da AMLO y la de este video que circula en Twitter de Felipe Calderón, hablando a miembros de iglesias evangélicas. AMLO explica temas bíblicos con claridad, si bien no perfección, pero es claro que en soledad ha leído y meditado sobre la Biblia y la mejor manera de aplicar sus enseñanzas, no para promover una religión (que vayas a un templo específico), sino para beneficio del pueblo, a diferencia de líderes que han creado un repudio hacia Dios con sus manipulaciones de la Biblia, distorsionando su mensaje.

Calderón, por otro lado, solamente lanza una verborrea de relleno, que bien podría decir cualquier persona que jamás abrió la Biblia, únicamente con el propósito de ganar votos y mantener el favor de las iglesias cristianas. Aclaro que hay un serio malentendido sobre Calderón. Algunos creen que es cristiano evangélico y fue discipulado por un pastor. ESO ES TOTALMENTE FALSO. Es un católico al que le valen madre Dios, el prójimo y la Biblia, y al pastor evangélico que quiso discipularlo, le dijo que no tenía tiempo. Aclaro: no digo que ser católico es malo, sino que a él específicamente, todo lo relacionado con Dios le importa un rábano.

“Por sus frutos los conoceréis”, dice la Biblia. Con esto, aún quienes no la han estudiado sabrán que tengo razón.

Como pasa con otras decisiones suyas, les invito a confiar en AMLO. Hasta el momento, no he visto nada que pueda causar daño en sus enseñanzas acerca de Dios, ni la promoción de una religión. Solamente he visto a un hombre que intenta que todo el país entre en la cuarta transformación.