Compartir artículo:

En ocasiones anteriores he escrito que la oposición planea un golpe de estado, eso nunca lo he dudado, para mí es un hecho. Para dejar constancia, mi primera advertencia fue en este tuit de julio de 2018:

 

Entiendo que lo que escribe puede parecer una locura, y el PRIAN también tiene quién las escriba. Hoy analizaré los motivos de los intelectuales del PRIAN para escribir las locuras que hemos visto en las últimas semanas.

En mi opinión, su objetivo principal es parecer una sarta de loquitos inofensivos, que pueden escribir y decir lo que sea porque saben que no tienen posibilidades de ganar elecciones intermedias y mucho menos presidenciales en la mayor parte del país. Detrás de esta apariencia se oculta un plan mucho más macabro, el golpe de estado.

Locura #1: Alerta a la comunidad internacional porque AMLO es un dictador a 4 meses de haber tomado posesión. Esta gran estupidez fue publicada por el presidente del Partido Acción Nacional, Marko Cortés, recibiendo la burla de miles de personas en redes sociales.

Locura #2. El día de hoy, 15 de abril de 2019, se incendió la catedral de Notre Dame. Enrique Krauze, intelectual de la derecha, lo toma como una señal apocalíptica en este tuit:

Debo recordarles que Enrique Krauze es el creador del desagradable apodo de AMLO “Mesías Tropical”. El incendio, como ya comunicaron medios de todo el mundo, bien pudo deberse a un accidente durante labores de mantenimiento que se realizaban en la catedral.

 

Locura #3. AMLO pactó impunidad con EPN, es un hecho, no tengo evidencias.

El escritor Francisco Martín Moreno publica un libro de ficción en el que cuenta esta historia ficticia, ya que está convencido de que es una realidad a pesar de no existir pruebas. Sin Línea nos regala este maravilloso ejemplo de humor involuntario en este tuit:

 

Le invito a que durante unos 20 segundos, se divierta intentando encontrar una explicación lógica, razonable, para las cosas que acabo de mostrarle.

Ahora va mi propia locura: es intencional. No quieren parecer razonables, quieren aparentar que están locos y que son incapaces de planear cualquier cosa con seriedad.

Hace algunos años acudí a una conferencia que promovía un seminario del tipo “inténtalo hasta que lo logres”, en el que vi a una pobre mujer arrastrarse por el suelo como serpiente para ser premiada con un billete de $100 dólares. Sin ningún afán de demeritar a esa persona, le comento que hay mucha gente en México dispuesta a hacer literalmente lo que sea, por dinero. Quizás usted no conozca mucha gente que estaría dispuesta a hacer lo que sea por cien dólares. Pero le aseguro que en los círculos sociales del PRIAN, hay mucha gente dispuesta a lo que sea por $100 mil millones de pesos. Son cantidades de dinero que cambiar la percepción de la realidad y la moral; vaya, enloquecen.

Con esto me despido, seguiré al pendiente. Por el momento, no ha cambiado mi opinión en lo más mínimo.