Compartir artículo:

Anoche leí en Twitter que el gobierno está golpeando a los críticos con nuestros impuestos por medio de parodias cómicas en Canal 11, comenzando por Denise Dresser. No veo la ofensa, sinceramente, lo cual me recuerda que AMLO fue golpeado en Televisa durante años con nuestros impuestos.

Comparto parte de la criticada parodia en cuestión:

Nuestro pueblo se distingue por su picardía y sentido del humor, creo que es algo que puede notar cualquiera que haya asistido a ver al Ballet Folklórico de México, o un espectáculo de bombas yucatecas, o la inmensa cantidad de sketches cómicos con parodias de personajes públicos que existen desde los tiempos de la comedia en carpa, hace más de 60 años (el comediante Palillo fue arrestado múltiples veces por sus críticas cómicas al presidente en aquel entonces), además de las canciones del grupo de rock El Tri y programas de televisión como La parodia, El privilegio de mandar, Otro rollo, etcétera. No somos el único país que suele hacer parodias, el exitoso y antiguo programa Saturday Night Live, de Estados Unidos, abre todos sus episodios con una parodia del presidente en turno.

Y yo diría, ¿acaso no es un sano desahogo el ver programas, espectáculos o películas de comedia, con o sin parodias? Sinceramente, antes de ser AMLOVER, hace años, ya sabía que AMLO era diferente de los demás y digno de respeto. Aún así disfruté verlo en el programa La parodia y en El privilegio de mandar. Disfruté ver la parodia de Fox en Otro rollo, para la cual él dio su permiso a Adal Ramones y Yordi Rosado.

Y ahora no considero insultante que Hernán Gómez y Carlos Vallarta hagan una parodia de Denisse Dresser en su programa La maroma estelar por Canal 11. De verdad, una parodia no es un ataque, es más, sugiero a quien lea esto y se dedique a la comedia que haga una parodia de AMLO, no le veo nada de malo. Y ahora, tras el breve recuento histórico que he hecho aquí, tal pareciera que si ahora hacen una, fuera un insulto imperdonable, no, por favor, jamás lo ha sido.

Han visto los videos de la tía Gloria? Los disfruto mucho, y muchos tuiteros también.

También leí la crítica de que en La maroma estelar hablan demasiado sobre AMLO. Pues vaya, ¡es que AMLO es el tema del momento! mis comidas familiares ahora son así:

-¿Qué ha pasado de nuevo?

-Nada, todo bien.

-No, ¿qué ha pasado de nuevo con AMLO?

-Ah, ok, (y empieza mi relato de noticias)

Para finalizar, leí que el programa no es tan chistoso, de hecho el sketch en cuestión no me lo parece tanto. Pero vaya, estamos hablando de un canal de televisión pública, no vamos a gastar presupuesto público en meter a escritores como Eugenio Derbez o comediantes de Saturday Night Live, a mí tampoco me parecía muy chistoso Brozo en La Caravana, aún así nunca me quejé.

Viva la libertad de expresión.