Compartir artículo:

Lo bueno es que durante el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador se respira un aire de libertad de expresión. El presidente no se cansa de repetir en sus conferencias mañaneras que dentro de la cuarta transformación existe el derecho a disentir y que la postura de sus opositores es respetable aunque él no esté de acuerdo.

Cambiando de tema, me parece de lo más vil que cualquier persona abuse de su profesión para hacer daño a sus clientes, por ejemplo, cuando un psicólogo abusa del estado mental de una paciente para seducirla, un sacerdote comete abuso sexual contra niñas y niños, un político robó miles de millones de pesos de dinero del pueblo. Así mismo, considero un verdadero ataque a la nación, la desinformación malintencionada con el propósito de generar una imagen a nivel mundial de que AMLO es un presidente incompetente y desaprobado por el pueblo. Leo en Twitter todos los días, las mentiras de los traidores de la patria diciendo que la mayoría de mexicanos rechazan a AMLO, resaltando las calificaciones insignificantes de las mentirosas empresas calificadoras hacia PEMEX, y en general, transmitiendo mensajes que buscan difundir la información a nivel nacional y mundial de que AMLO es un dictador que “tiene que ser derrocado” (por cierto, al decir “derrocado” hablo de un golpe de estado) para liberar a México de su yugo. Nada qué ver con la realidad, y este es el tipo de ataques del PRI, el PAN y sus miles de prianbots.

Hoy, el exsecretario de hacienda y crédito público, Carlos Urzúa, presenta su carta de renuncia. la cual puede usted leer en este tuit:

Le comento que en mi opinión, el señor Urzúa escribió esta carta con la intención de golpear al país. En primer lugar, no es malo que haga pública su renuncia; pero hace alusión a una clara incompetencia del presidente de la república o de otros tomadores de decisiones cruciales (al grado de hacer necesaria su renuncia). Habla de decisiones que no fueron “con base en evidencia”. No es grave que los prianbots tuiteen esto. Pero que lo publique el secretario de hacienda, sí lo es. Sus diferencias de opinión bien pudo mencionarlas en privado verbalmente al presidente; no había ninguna necesidad de ventilarlas en público, a menos que supiera que los mercados de divisas iban a tener un efecto porque inversionistas nerviosos lo iban a tomar como una mala señal. Y sí, lo tomaron. Le aseguro que considerando el nivel académico y experiencia de Carlos Urzúa, es imposible que no haya previsto esto.

Confío en que AMLO es un generador de estabilidad, buena imagen y confianza en el país, así que cualquier movimiento financiero causado por el exsecretario, tendrá un efecto mínimo o temporal.

Le mostraré el efecto de su carta en el dólar. tuvo una súbita subida de precio en los mercados internacionales $18.90 a $19.35. Posteriormente bajó hasta $19.10, y se estabilizó en $19.15. Considero este efecto como débil y no preocupante, pero en mi opinión, se debió guardar sus opiniones. El movimiento se aprecia en esta imagen (puede hacer click para agrandarla en otra pestaña):

 

En la bolsa mexicana de valores, hubo una baja de 1.22%, cosa que tampoco considero preocupante. Leer en Excelsior. ¿Por qué no lo considero preocupante? Digamos que usted tiene $100 invertidos en México, y saca $1.22 y los invierte en Estados Unidos, dejando en México $98.78. No me parece preocupante, al contrario, el disgusto, o temor, fue mínimo.

Actualización al día siguiente, miércoles 10 de julio de 2019. El dolar subió un poquito más en la mañana hasta $19.25 en este momento (en mercados internacionales). Los encabezados de la prensa internacional confirman mis dichos, su carta de renuncia fue vista en el mundo como un golpe, según los siguientes encabezados. Puede dar click para abrir cada artículo:

Bloomberg: AMLO choca con turbulencias.

New York Times: Renunció refutando las políticas del presidente.

Reuters: Renunció con carta “severa” o “devastadora”.

Fin. Mis mejores deseos para el país y el exsecretario. Confío en la estabilidad del país y en las decisiones de AMLO.