Compartir artículo:

Este texto es parte de mi lista de logros del gobierno de AMLO, que usted puede leer en este vínculo.

Julio de 2019. Varias veces he escuchado a opinólogos económicos decir que en México nos falta la cultura del “asociacionismo”. Yo pienso que es mejor tener un gobierno bien organizado y proactivo. Pero en esa cultura de asociaciones, se promueve la idea de que el pueblo debe formar grupos de ciudadanos con necesidades de compra similares, y hacer lo posible por comprar bienes a precios de mayoreo. Y esto es la esencia de por qué pienso que desde un punto de vista capitalista, tener un sistema de salud administrado por el gobierno es la mejor estrategia de compra: el gobierno se constituye como el principal comprador de medicinas y las distribuye al pueblo; es decir, el pueblo se “asoció” formando un gobierno para comprar por mayoreo con las mejores condiciones. Esto lo convierte en un comprador sumamente poderoso a la hora de negociar, con la capacidad de exigir condiciones y precios justos. Y esto es exactamente lo opuesto a lo que se hacía en sexenios anteriores. El sistema de salud se fragmentó de manera que pocos mexicanos tenían acceso a la seguridad social, y se estableció un mecanismo llamado Seguro Popular para asegurar a todos los demás, pero solamente en papel, sin otorgar todos los servicios y medicamentos necesarios. En poco tiempo, el gobierno se convirtió en un comprador sin poder, pagando en ocasiones hasta 18 veces el precio normal de un medicamento, en compras arregladas para que se compraran a última hora, en calidad de emergencia, a precios exagerados. También se hacían compras ficticias, que es otro problema que se corrigió como parte del logro #22 de mi lista.

Durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se obtuvo en el primer semestre del sexenio un ahorro de 68% en medicamentos, realizando subastas de compras en las que 32 empresas serias compitieron ofreciendo precios justos. Además de esta medida, AMLO ha anunciado otras medidas para, realizando técnicas profesionales de compra, obtener los mejores precios posibles en caso de enfrentar prácticas desleales de proveedores de medicinas, como licitaciones a nivel internacional. Falta mucho por mejorar, pero por el momento, el proceso de compra se realiza aprovechando las ventajas del libre mercado y el poder de compra del gobierno, y se obtuvieron resultados positivos a muy corto plazo.

Leer más detalles en Proceso. 

Leer más detalles en La Jornada.