Compartir artículo:

Hoy les comparto una idea que podríamos decir, es la esencia de mi vocación y de todas mis ideas. Bueno, eso y la Biblia (porque le comento que todas las opiniones que comparto en Twitter, son directa o indirectamente inspiradas en o tomadas de la Biblia). También el bienestar de los mexicanos. También apoyar a la cuar… bueno.

El caso es que hoy compartiré un concepto que intento aplicar en todas mis propuestas, que es el de cuello de botella. A muchos de ustedes quizás les explicaron este concepto en la escuela, independientemente de su grado y rama de estudios. Intentaré hacerlo lo más simple y aburrido posible. Digo, entretenido. No, no es cierto, este tema es aburrido pero comparto algunos ejemplos de la vida real.

Definición de cuello de botella

Un cuello de botella es un proceso o un paso que se tiene que hacer como parte de otro proceso más grande, con más pasos. Pero el cuello de botella es un proceso o paso más lento que los demás. Así que todas las veces que se realiza el proceso grande, al pasar por el cuello de botella, el proceso se hace más lento. Es como si todos los demás pasos, que son más rápidos, se hicieran más lentos también, porque el cuello de botella se tiene qué realizar a la fuerza. Así que un cuello de botella es algo que hace lentas las cosas buenas y necesarias de la vida, aunque queramos hacerlas rápido. Y debido a que el cuello de botella es solo un paso de todo el proceso grande con más pasos, para hacer más rápido todo el proceso basta con resolver  el cuello de botella, haciéndolo más rápido o simplemente eliminándolo.

Un cuello de botella, de muchos que hay en México

Le doy un ejemplo: usted va circulando por una avenida transitada, muy ancha (en su auto o en un vehículo de transporte público). Después de varios minutos, se da cuenta de que la avenida es suficientemente ancha como para conducir cómodamente, pero usted ya se tardó demasiado. Se da cuenta de que el vehículo se detiene demasiadas veces. Después se da cuenta de que todos los semáforos le están tocando en rojo, aunque no hay tanto tráfico vehicular. Si los semáforos hubieran estado sincronizados para tocarle en verde en forma continua, (quizás no todos pero la gran mayoría de ellos, nada es perfecto en la vida), usted habría llegado a su destino mucho más rápido. Problemas aquí: el tiempo largo de transporte, mayor contaminación ambiental, mayor desgaste de frenos del vehículo, más compras a empresas extranjeras, pierde nuestra balanza comercial, sube el dólar, más enfermedades por haber más smog, algunas medicinas son más caras porque son importadas y se pagan en dólares, si AMLO quiere bajarnos impuestos, no puede porque necesita mucho dinero para las medicinas, más enfermedades por estrés y exceso de trabajo (porque usted se tardó demasiado en llegar y eso cuenta como tiempo de trabajo para su cuerpo), peor humor de usted y de otros que transitaban por la misma calle, más “snaps” por el estrés (esto es una explosión en una persona estresada y molesta, que le hace brincar del “estoy molesto pero ni modo” al “voy a violar o matar a alguien”), y sume usted cualquier cantidad horrible de problemas. Pero para usted, lo importante y estorboso es simplemente que se tardó mucho en forma innecesaria, porque el gobierno bien pudo haber sincronizado los semáforos para que nada de esto ocurriera. En muchas ciudades del país, los gobiernos rutinariamente sincronizan y desincronizan los semáforos sin motivo alguno. ¿Cuál es el cuello de botella en esta situación? Es la desincronización de los semáforos. Esto es lo que hizo todo lento y hasta algunas mujeres fueron asesinadas. Vaya, tal parece que los cuellos de botella sí son un gran problema.

Cómo resolver un cuello de botella

El elemento principal es la decisión. El presidente Andrés Manuel López Obrador dio un ejemplo con el combate al robo de combustibles de Pemex. El proceso ha sido lento y ha durado varios meses, pero aunque no se ha logrado erradicarlo por completo, Pemex ya tiene asegurado un ingreso de $50 mil millones de pesos, que es la pérdida efectiva que se ha logrado evitar. En gobiernos anteriores, cuando se detectaba este tipo de robo, se ignoraba sistemáticamente (la razón usted ya se la imaginará). Así que un pequeño problema (un evento de robo) se convirtió en algo enorme (el robo de $60 mil millones de pesos anuales en combustible) por una causa muy sencilla (la decisión de dejar que se lo roben).

En otros casos, la solución no es tan obvia y se tiene que analizar el problema, considerando varios factores y pensando lateralmente. Esto quiere decir, tratando de pensar fuera de lo normal, ya que lo que causó el problema es precisamente el pensamiento rutinario de cómo son las cosas actualmente. Una vez analizado el problema, se propone una solución para acelerar el cuello de botella, o incluso, hacer cambios en algunos pasos del proceso para que ese cuello de botella sea innecesario. Es decir, el proceso saldrá perfectamente bien y ya no existe el cuello de botella.

Un ejemplo de cuello de botella que requiere más análisis, es el realizado por el secretario de educación, Esteban Moctezuma, durante el sexenio de AMLO. Después de recibir comentarios de padres de familia, maestros y directores, sobre lo difícil que es la etapa de inscripciones en las escuelas, aplicó (no lo dijo públicamente, pero así tuvo que ser) en su primer año un histograma de problemas, es decir, una lista de problemas ordenados por cuál recibe más quejas. En este caso, muchos se quejaban porque las escuelas piden un acta de nacimiento actualizada para inscribir a sus hijos. Esta acta no es la que usted puede comprar por internet, tiene que acudir al registro civil para tramitarla, aún cuando ya tenga una acta de nacimiento en su poder. Es decir, les pedían algo totalmente innecesario. Así que el buen Esteban Moctezuma solicitó a escuelas de todo el país el dejar de solicitar actas de nacimiento nuevas. Con esta medida sencilla, se obtiene todo lo contrario al ejemplo que le di del tráfico vehicular. Ahora, menos padres y madres de familia dejarán de hacer viajes innecesarios al registro civil, tenemos menos contaminación ambiental (smog), menos desgaste vehicular, el dólar no sube fácilmente (las noticias confirman esto), menos mal humor, menos colas de gente en el registro civil, etcétera. Todo  coadyuvado por algo que, si usted lo piensa bien, no es una forma de mejorar un trabajo, solamente se recortó eliminando un trabajo innecesario.

Qué cuellos de botella pienso que hay en nuestro gobierno

Pienso que uno de los defectos de la democracia, es que se toman decisiones después de hablar mucho, y esto toma demasiado tiempo. Nuestros gobiernos (en plural, porque hablo del federal, estatal y municipal) están diseñados para tomar decisiones con una velocidad mucho menor que la generación de problemas. Esto significa que algunos problemas sociales duran años sin resolverse. En algunos casos, bastará la voluntad; en otros, se requerirá un análisis. Le he dado 1 ejemplo de cada caso, aplicado por el gobierno de AMLO. En términos generales, considero que resolver o eliminar cuellos de botella es altamente necesario para la cuarta transformación, y espero poder compartir más textos proponiendo la solución de cuellos de botella específicos.

Pero por ahorita, un adelanto: los mexicanos de todo el país, de cada uno de los estados de la República Mexicana, están representados en nuestras cámaras de diputados y senadores. Además, existen congresos locales en cada estado, es decir, un congreso de diputados locales. Tenemos, para cada estado, tres cámaras modificando nuestras leyes (diputados, senadores, diputados locales). Cuando se aprobó la guardia nacional propuesta por AMLO, fue aprobada en las cámaras de diputados y senadores, quienes fueron elegidos por ciudadanos de todos los estados. Después de esto, cada congreso local, de cada estado, discutió la creación de la guardia y votaron, aprobando los 32 congresos locales la creación de la misma. 32 congresos locales más las cámaras de diputados y senadores, son 34 reuniones, 34 veces que se votó, 34 congresos, 34 equipos formados por ciudadanos electos por los mexicanos de todo el país. Lo puede leer en El Sol de México.

Es decir, algo que se realizó 2 veces y salió bien, después procedió a realizarse 32 veces más. Al realizarse 2 veces, se hizo en representación de todos los estados. Al realizarse 32 veces más se hizo en representación de todos los estados.

Aquí está el cuello de botella:

  • Realizar algo 2 veces.
  • Después de lograrlo, realizar lo mismo 32 veces más. Para obtener el mismo resultado.

Mi propuesta, en este caso, es que se elabore una lista de temas que pueden ser legislados localmente y otros que no. En este caso no hay conflicto, no hay invasión de la autonomía de cada estado, porque como dije, los 32 estados del país están representados en nuestras cámaras de diputados y senadores. Y como este, puedo presentar una buena cantidad de temas que hacen lento el desarrollo de México (uno de ellos, la despenalización del aborto). Otro de ellos, la destitución de funcionarios corruptos de alto nivel estatal.

La ruta ideal para legalizar esta propuesta, es que, por un proceso lento pero por última ocasión, los mismos congresos locales voten por la lista de temas que podrán legislar en el futuro y en los que omitirán la votación, acatando lo que se legisle en las cámaras de diputados y senadores, reconociendo que ya representan a todo el país.

El resultado sería que leyes locales que no competen a todo el país, se aprobarían en forma más ágil. En ocasiones, es posible que diputados locales tengan menos trabajo. Muchos beneficios nos llegarían con mayor velocidad. Quizás, incluso, algunos congresos locales tomen la decisión de acatarlo todo y desintegrarse por completo. Otros podrán tomar la decisión de reducir la cantidad a 12 diputados locales o menos. En todo caso, el pueblo de México obtendría un beneficio: velocidad en la cuarta transformación.

Reciban un afectuoso saludo.