Compartir artículo:

Antes que nada, aclaro que soy AMLOVER, morenista, chairo, o como usted quiera llamarme. Pero de antemano le advierto que si sigue leyendo, puede molestarse ya que verá lo que parece una confrontación contra senadores, diputados, y quizás algún día contra nuestro muy querido presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este texto es una invitación a extirpar un mal llamado demagogia. Pero debido a las comunicaciones modernas del siglo 21, intento acabar con un tipo de demagogia al que bauticé como “lucirse en Twitter”. La demagogia la podemos definir de varias maneras, le daré mi propia definición: es cuando un gobernante señala un problema que puede cambiar pero no quiere y no va a cambiar.

¿A qué le llamo lucirse en Twitter?

Es simple: un candidato, precandidato o gobernante, promete al pueblo de México algo importante, necesario y que el pueblo exige. Tiempo después, comenta, o insiste, o exige cambios para resolver el tema, por Twitter. Pero no lo resuelve, cuando es exactamente la persona que debería cambiarlas. Se trata de cosas que le competen por completo. Y al hacerlo está engañando al pueblo de México, pues se niega a hacer aquello que insiste en que se tiene que hacer, que prometió. Y no es correcto ganarse el cariño del pueblo de esta manera.

Se trata de un tema bastante espinoso, así que le suplico que si usted no tolera ver críticas a diputados o senadores de Morena, o incluso al mismísimo AMLO (quien le aclaro, es alguien a quien quiero y considero un hombre verdaderamente comprometido con el país), no siga leyendo, ya que le romperé el corazón, o lo haré enojar. Mejor sigamos siendo amigos, créame que seguiré siendo AMLOVER, lo cual para mí es un compromiso de por vida, y deje de leer.

En todo lo que señale aquí tendré la razón, y la tendré porque mostraré directamente los dichos de las personas que señalo. Además, se los comunicaré directamente en Twitter y por correo electrónico, ya que tienen direcciones de correo electrónico públicas. Les solicitaré amablemente que actúen sobre lo que comentaron, presentando una iniciativa o tomando la acción necesaria, ya que son los responsables directos de hacerlo. Y publicaré en esta página su respuesta, su silencio, su falta de acción, o la acción realizada.

Le comento que intencionalmente, seré extra paciente con AMLO, ya que como he escrito antes, tiene un retraso no esperado en su programa de gobierno que explico en este texto. Además le aclaro que el trabajo de diputados y senadores de Morena también ha sido históricamente bueno hasta el momento, como he registrado y lo seguiré haciendo en mi lista de logros del gobierno de AMLO y Morena. Aclaro todo esto para suplicarle que por ningún motivo piense que estoy cambiando de bando ni que exigiré cosas que no proceden, como lo hacen los opositores neciamente. Veo este texto como una forma de apoyar a la cuarta transformación y lo haré con la mayor amabilidad posible, y también en la forma más directa.

Caso #1: Comenzamos con uno de los que considero más queridos y también lo es por mí, el diputado Fernández Noroña quien en este tuit manifiesta que hay que quitar el horario de verano. Cabe señalar que nuestra compañera Bishubish y yo ya se lo hemos repetido varias veces por Twitter y sí nos ha leído. El diputado Noroña es el secretario de la Comisión de Energía de nuestra Cámara de Diputados. Esto significa que si hay alguien en México que debe y puede meter una iniciativa para cancelar el horario de verano, es él.

Seguiré la práctica estándar, para todos, de subir una imagen con el tuit, esto es para prevenir que cualquier persona señalada lo borre.

..

Actualizaremos próximamente.