Compartir artículo:

Queridas y queridos periodistas, columnistas y cualquier persona que trabaje en medios de comunicación:

Siempre tomen en cuenta el AMLOVE. Ignorar su existencia es como cubrir una guerra sin portar un chaleco antibalas. Siempre que escriban algo, bueno o malo, tomen en cuenta que hablan de alguien que es visto por la inmensa mayoría de los mexicanos como alguien mucho más que “aceptado”. Las encuestas de opinión miden si un político es aceptado por sus decisiones, o en general, si la gente votaría por él o no en caso de ser las elecciones hoy, etcétera.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha desarrollado una relación afectiva real con la mayoría de los mexicanos. No es la aceptación de un político, no, sino que es muy pero muy querido por nosotros, y en mi opinión, cada vez más.

El percibir que la intención es que AMLO quede mal parado cuando se escribe sobre él o sobre sus acciones, o cuando se le hacen preguntas en la conferencia mañanera o en cualquier lugar, puede llegar a desatar el enojo de miles de personas, el cual se hace manifiesto en Twitter, con multitud de comentarios en la cuenta de quien lo haya hecho.

Claro que no estoy sugiriendo hacer preguntas a modo ni evitar criticar cuando se deba, cuando hay algo mal. La mejor forma de ilustrar mi sugerencia es el ejemplo de la pregunta de Nayeli Roldán, periodista de Animal Político, que detectó una situación incorrecta y AMLO corrigió dicha situación a raíz de su pregunta. Personalmente diría que mis preguntas favoritas de la mañanera, son las de periodistas que exponen problemas reales que requieren solución.

Aquí está el video de su pregunta, después una interrupción de un minuto y su pregunta al día siguiente, para dar seguimiento al caso. Es decir, AMLO le pidió que espere respuesta al día siguiente.

Puntos a observar: la pregunta es directa y clara, se describe la situación. Espera la respuesta del presidente, quien indicó que respondería al día siguiente (no lo interrumpe repitiendo la pregunta). No levanta la voz ni se altera, no interrumpe a AMLO, no le responde con ironía, sarcasmo, en tono de burla. Y cabe señalar que las actitudes que muestra la periodista en este video, no son un trato como de sultanato para nuestro presidente, es el trato normal y decente que cualquier persona le debería dar a cualquiera. Imaginen por favor, si la pregunta fuera hecha a un ser querido de ustedes, ¿querrían ver a la reportera más agresiva?

Ver video con su pregunta en Youtube.

Termino con esto: esta periodista no es una AMLOVER declarada. Precisamente por esto, considero que esta pregunta es un ejemplo valioso de este tema y agradezco mucho el buen trato que le dio a mi querido presidente.

También aclaro que no participo en insultos a periodistas, y este texto se escribe con base en lo que ha ocurrido en el pasado, de ninguna manera es “una advertencia”.

En este hilo de Twitter hice un pequeño sondeo para darme una idea del afecto de diferentes personas hacia AMLO, incluyendo quienes antes de las elecciones presidenciales no le tenían ningún afecto, quienes le tenían muy poco y quienes ya le tenían mucho.