Compartir artículo:

Nota del autor: este texto quizás no es tan trascendente, es simplemente algo que considero un abuso y lo quiero compartir.

Hace poco agregué al periodista Marco Antonio Olvera (en Twitter @MarcoA_Olvera) a la lista de nuestros periodistas favoritos, que he elaborado agregando a los míos y a otros sugeridos por algunos amables tuiteros, incluso si llego a estar a disgusto con alguno, como es el caso de Carmen Aristegui, pero ese es otro tema.

Me considero un pacifista y estoy a favor de darle a las personas que no tienen inclinaciones políticas buenas (llámele usted que no son de izquierda, son fifís, prefieren el régimen criminal o el mal gobierno) absolutamente toda la paciencia, amor, comprensión, explicaciones y acogimiento que necesitan para participar en la reconciliación nacional. En lo que no estoy de acuerdo en darles por ningún motivo, es por su lado, fingiendo que carecen de una mente mínimamente pensante sobre las maldades que aprueban o en las que participan.

Hace meses estaba disgustado en general con el medio de comunicación Milenio porque no me gustaron ciertas cosas, en general, la forma de entrevistar a AMLO cuando era candidato, a pesar de que Carlos Marín, su director, también entrevistó severamente a los candidatos de los otros partidos. Sentí un gran alivio en cierta ocasión que vi a Carlos Marín en video, contando que no tiene ninguna animosidad contra AMLO, quien le dijo personalmente que “Milenio no es fifí”. Fue entonces, severidad de un periodista experimentado, pensé. Le daré a Milenio el beneficio de la duda, pensé. 

Después de eso, he visto a una periodista de Milenio ser linchada por los AMLOVERS de Twitter en dos ocasiones. No recuerdo ni el nombre de la periodista ni qué preguntas hizo a AMLO en la mañanera, y si la recordara preferiría no señalarla para evitarle cualquier malestar. Lo que sí recuerdo es que en dos ocasiones, ha hecho preguntas a AMLO en su conferencia mañanera en las que los AMLOVERS consideraron que la intención era hacer quedar muy mal al presidente. Una de mis amigas publicó una foto de la periodista mensajeando en su celular en el momento en que AMLO respondía a su pregunta, y por decirlo de manera educada, con una verdadera jeta. Estos incidentes reactivaron mis antenitas de vinil en cuanto a una posible campaña antiAMLO por parte de Milenio.

Lo cual nos lleva al periodista anteriormente mencionado, Marco Antonio Olvera. Marco Antonio suele hacer preguntas muy oportunas a nuestro presidente, de las que son mis favoritas, es decir, de las que exponen un problema social importante: hoy, su pregunta fue sobre investigaciones contra Romero Deschamps, exlíder sindical universalmente considerado un corrupto. También suele hacer preguntas sobre futuras acciones de gobierno, que son respondidas de manera muy instructiva por AMLO. En resumen, aunque este periodista no declare abiertamente ser AMLOVER (yo creo que sí lo es), lo cierto es que sus preguntas suplen la necesidad de enterarnos de temas importantes para el país, y permiten que AMLO haga aportaciones muy valiosas en las mañaneras: sí, hace que AMLO quede muy bien parado. Exactamente lo opuesto a Milenio.

En algunas ocasiones he visto  a la periodista de Milenio, la que ha sido criticada, tuitear sobre un presunto “desempleo” o “periodismo sembrado” acerca de Marco Antonio. Recientemente, Milenio sacó las garras en lo que ellos consideraron un “ataque más creíble” con una columna de Carlos Marín. Por el título, decida usted la seriedad del ataque: “Un sucio trapeador en Palacio”. En esta columna se tilda al periodista de “colado”, “tapete de AMLO”, “propagandista de Yeidckol”, “provocó la repulsa de los verdaderos reporteros”. Discúlpeme usted la palabra, pero prácticamente lo presentó como si fuera mierda.

Este texto es solamente para denunciar lo que considero una campaña de acoso y abuso de uno de los medios noticiosos más grandes del país, hacia un periodista de un medio poco conocido, únicamente por el coraje de no querer que AMLO se vea bien en las mañaneras. También lo considero fascista porque de ninguna manera es bueno en ninguna rama laboral, que una de las empresas más grandes del ramo te difame a nivel nacional como si fueras basura. Confío y quiero a nuestro presidente, pero en cuanto a decirle a Marín que su medio no es fifí, o mi querido presidente fue engañado por un momento (no creo que siga así), o dicha anécdota fue un invento.

Esta parte del video inicia con la pregunta de Marco Antonio a nuestro presidente. Desde antes de que comenzara la campaña fascista, siempre me llamó la atención porque considero sus preguntas ilustrativas, pero no es el único, pienso lo mismo de muchos otros periodistas; así que le invito a verlo en las mañaneras y decidir por usted mismo, querido lector, si me equivoco o no al llamar fascismo a esto, o si el señor Carlos Marín es quien tiene razón. 

 

Referencias:

La columna de Carlos Marín “Un sucio trapeador en Palacio”

Entrevista de Vicente Serrano a Marco Antonio, respondiendo a los señalamientos

Respuesta pública de Marco Antonio en Twitter