Compartir artículo:

Este texto no tiene explicaciones, solo links al final por si gusta usted leerlas, y este resúmen: si usted hace estas cosas los prianbots le van a suspender o cancelar su cuenta de Twitter; si no quiere perder su cuenta, no las haga:

  • Insultar o usar palabras que pueden ser tomadas como insultos (ejemplo: Boro…, pendej…  cabro…    …tu madre, maric…).
  • Usar hashtags agresivos u ofensivos, hacia políticos o hacia cualquier otro tema (ejemplo: # prensapros…).
  • Usar hashtags NO agresivos, pero demasiadas veces en un mismo día. Algo inofensivo como #AMLOlujodepresidente, pero tuiteando con tu cuenta muchas veces en un solo día.
  • Usar cualquier insulto a las siguientes categorías, o cualquier palabra que denigre lo que son: mujeres, niños, ancianos, enfermos mentales, razas, religiones, comunidad LGBTI.
  • Muy importante, amenazar a un prianbot con reportarlo. Si reporta a uno, no diga que lo hace. Si invita masivamente a reportar a uno, no lo etiquete. Puede meter un espacio para que no se note; ejemplo: “denuncien a @ XXXXXX”, o mostrar una imagen con su nombre de usuario.

Tome con calma cualquier suspensión inmerecida. Considero que Twitter está suspendiendo diariamente al 0.2% de todos los tuiteros sin causa alguna (2 de cada 1000). Es solamente para verificar que no son robots, y les pide una verificación con su número telefónico, por lo que recomiendo asegurarse de tener acceso al número telefónico que registraron con su cuenta. Esto no es nada agradable, pero veo que ya se convirtió en rutina y no lo van a cambiar.

De verdad me duele ver a queridos amigos suspendidos temporal o permanentemente. Sé que a muchos de ustedes no les molesta perder su cuenta, este texto está dirigido solo a quienes prefieren no perderla.

Termino con mensaje de AMLO para nosotros en la segunda mitad del video.

Si quiere leer más explicaciones:

Prianbots parte 1

Prianbots parte 2

Prianbots parte 3

Reglas completas de Twitter. No son tan claras, pero el resúmen que puse en este texto son razones por las que chairos han perdido sus cuentas.