Compartir artículo:

Este texto forma parte de mi lista de logros del gobierno de AMLO.

Comienzo con 3 puntos:

  • AMLO fue criticado durante su campaña electoral, de que sus políticas era retrógradas y pertenecientes a una época en que México era una “fábrica de pobres”.
  • En la vida real, los empresarios tienen la sartén por el mango en cuanto a prestaciones se refiere, ya que hay mucha más oferta que demanda. Millones de mexicanos han tenido que aceptar condiciones laborales ilegales que les afectan, con tal de recibir un mínimo salario, ya que la otra opción es el desempleo. Estos trabajadores han estado indefensos por décadas ante la realidad del fraude estadístico. Es decir, el número y frecuencia de fraudes a sus prestaciones legales es tan grande, que lo logrado en juicios laborales es mínimo y esto ha permitido que se les siga dañando.
  • La afectación a los trabajadores, por abusos de patrones que evaden las prestaciones legales, se estima en $21 mil millones de pesos anuales. Personalmente, pienso que es más.

 

En resúmen, hasta el día de hoy era muy difícil para los trabajadores obtener cualquier tipo de justicia, ya sea un sueldo de vida (sueldo necesario para sostener a 4 personas), o el respeto a sus prestaciones legales. Muchas empresas abusaron por años de la figura de subcontratación (y también del freelance, pero ese tema no está tan de moda), y la única forma de obtener justicia, era que los trabajadores pobres y saturados de trabajo, entablaran juicios largos y caros. Impunidad garantizada.

En enero de 2020, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador emprende una acción de supervisión de la aplicación de la reforma laboral de 2019, sin necesidad de denuncias por parte de los afectados. Esto significa que diferentes secretarías han cruzado datos para detectar conductas ilegales para evadir prestaciones de trabajadores, tales como:

  • Altas y bajas de trabajadores ante el IMSS mientras los empleados siguen trabajando.
  • Cambios de la empresa que es patrona de los empleados, a fin de que el patrón sea una empresa nueva sin ganancias.
  • Separación del empleado en tiempo de pago de prestaciones como aguinaldos, a sabiendas de que la mayoría no tendrán tiempo de exigirlo.
  • Al darlos de baja, se evadía el pago de cuotas de IMSS completas, lo que dejaba menos fondos para operación del IMSS.
  • Miles de trabajadores dados de alta ante IMSS con sueldos menores al real.
  • Miles de trabajadores subcontratados sin justificación, cuyo patrón debería ser la empresa para la cual trabajan. Esto hace que se evada el reparto de utilidades, ya que la empresa intermediaria no tiene las mismas utilidades que su “cliente”. Esto no lo enfatizó el presidente pero yo sí: miles de trabajadores tendrán mucho más dinero por reparto de utilidades, sobre todo los empleados de grandes empresas.

Todos los puntos anteriores demuestran que durante el régimen neoliberal, pasó en México aquello por lo que criticaban a AMLO: México era una fábrica de pobres. Esto dañó el consumo y a muchas empresas que dependían de los buenos sueldos de sus clientes para subsistir, y ha generado una vorágine de falta de desarrollo económico, quiebra de empresas y mayor presión contra el salario. Y este ciclo de pobreza, permite que los grandes empresarios tengan la balanza de oferta y demanda de empleo mucho más a su favor, pudiendo ofrecer condiciones más ilegales y salarios más bajos a los trabajadores desesperados.

El gobierno federal, a partir de 2020:

  • Perseguirá estas prácticas como delincuencia organizada.
  • Las detecta automáticamente, sin que el trabajador tenga que presentar una denuncia. 
  • En el primer mes del año ya recuperaron $2 mil millones de pesos.
  • Han invitado a muchas empresas a regularizarse. Gracias a la reforma laboral, esta invitación es a la fuerza, so pena de prisión. Los empresarios ya no tienen opción de no cumplir.
  • La subcontratación no está prohibida, sigue siendo legal, siempre y cuando no se haga con el propósito de evadir prestaciones. 

En mi opinión, el último punto tiene qué pulirse, pero lo logrado hasta ahora, tanto en ley como en acciones, es un gran avance. Y es uno de los motivos por los que considero que no solo el trabajo del presidente ha sido históricamente bueno, sino también el de los diputados y senadores de Morena, que han propuesto y aprobado estas leyes, en ocasiones con nulo apoyo de los partidos opositores.

Referencia:

Conferencia mañanera del 15 de enero de 2020 con explicación detallada.