La mafia dentro de CFE: golpe mortal al tejido social

Felipe Ponce
Compartir artículo:

Este texto es parte de una serie de 3, aunque la segunda aún no la escribo. Para leer la serie completa haga click:

La mafia dentro de CFE parte 3: soluciones

Aclaración: este texto se escribió el 23 de octubre de 2020, 2 días después de darme cuenta de que cometían un delito contra mí y casi sin haber reunido evidencias. Menciono la intención de denunciar ante el ministerio público, al escribir este texto ignoraba que ellos no reciben este tipo de denuncias, sino un departamento de CFE al que les canaliza las denuncias la Secretaría de la Función Pública.

 

De este texto usted podrá leer varias cosas. Con lo que me quedo es con las propuestas de reformas legales que he enviado a los 2 poderes del gobierno federal por distintos medios y seguiré haciéndolo. Estoy convencido de que si estas reformas se aprobaran, no solo habría podido resolver en un solo día el delito que cometen contra mí, sino que serían un fuerte desalentador para cometerlos, ahorrando mucho tiempo en la saturación de nuestro sistema de justicia, y permitiendo la resolución de otros graves delitos. Me refiero a estas propuestas de reforma: Reforma 1 y Reforma 2. Como ejemplo, ya lo denuncié ante la Secretaría de la Función Pública y haciendo un gran esfuerzo acudiré la próxima semana a denunciarlo ante el Ministerio Público, cosa que bien podría automatizarse.

Por lo pronto, y debido a la lentitud y mal diseño del proceso que vivo, mi salud, mi trabajo y mi vida familiar son gravemente afectadas, y me comentan los responsables que esto puede tardar un mes más sin resolverse. Creo firmemente en el pueblo que no se deja, que busca y lucha por la justicia, en las y los activistas que por años o meses luchan por una causa justa. Pero sinceramente, creo muchísimo más en el ideal de un gobierno protector, que con métodos baratos y simples protege a sus ciudadanos.

Mi historia, disculpe errores de ortografía

Mentira 1

El día lunes 19 de octubre de 2020 me encontraba comiendo en el comedor de mi casa, me es muy difícil recordar la hora ya que suelo comer entre 11 AM y 2 PM. Recuerde este detalle: hay una ventana detrás de mí mientras como, que da a la calle. Se cortó la luz y yo, que no trabajo los lunes, seguí comiendo relajado. Son normales los cortes que duran un par de minutos y solo los reporto después de más de 10 minutos. Después de comer con calma, cosa que me tomó una buena cantidad de minutos, subí a mi escritorio, en el cuarto que uso como oficina en mi casa, y sonaba el teléfono. Contesté y una voz me dijo: ¿Puede salir a ver algo de su servicio? Soy de CFE y estoy llamando a la puerta pero nadie abre. Esto era falso. Si la persona hubiera llamado hacia mi casa, lo habría escuchado por la ventana que mencioné.

Mentira 2 y el robo hacia mí

Salí y me indicó que haría una revisión de mi medidor, el cual carecía de candado exterior de CFE. Ellos, CFE, hace aproximadamente 5 años me indicaron que retire el candado para cambiar la base del medidor y que al terminar reporte que he terminado y ellos pondrían uno nuevo. Hice la reparación y reporte con folio que consta en el sistema de CFE, en 2015. Nunca pusieron el nuevo candado, el cual reporté de nuevo en 2020 con folio U0103771097. El inspector quitó mi medidor y me dijo que tenía el sello roto. El sello, me mostró, es un aro que tiene por dentro, pegado con 2 remaches (en lo que pude brevemente ver) y a mi medidor le faltaba uno. El técnico me dijo que se podía quitar el sello y sacar el medidor de su vidrio, y textualmente, que generalmente quienes rompen el sello es porque manipulan las manecillas del medidor. En ese momento le aseguré lo cierto: que yo no rompí el sello y jamás movería las manecillas, ni nadie contratado por mí lo haría. Me indicó que se tenía qué hacer un reporte y cortarme la luz, que revisarían mi consumo pagado y aparatos de mi casa, y que si acudía al día siguiente a la ventanilla de CFE, podía solicitar celeridad del proceso y ese mismo día, martes, podría tener mi luz de regreso. El hallazgo que anotó en su acta fue, textualmente: aro del medidor roto y manipulación de manecillas. Esta es otra falsedad: el señor revisó el medidor delante de mí, y a pesar de su comentario sobre quienes rompen el sello, jamás mencionó ver alguna evidencia de que las manecillas fueron manipuladas, y les informo que se encuentran en condición de perfectamente nuevas. Pero no solo eso. Tomó la lectura del medidor, la cual, una vez usada para elaborar mi factura, da un total de más de $13,000. Ahora concluyo en que sí, a lo largo de todos estos años, hubo un día, un solo día, en que alguien manipuló mi medidor: el inspector, mientras yo comía tranquilamente y él no me llamaba a mi casa como dijo. Ese día que él rompió el sello y manipuló las manecillas, es el único en que ese grave delito ocurrió. 

Las evidencias del delito

Antes que nada, pido perdón porque me verá usted casi en calzones. Tengo fibromialgia, enfermedad que me hace tener el vigor de un anciano de 100 años. No espere que en mi día de descanso me encuentre en casa de saco y corbata.

Este video muestra el actuar del inspector fuera de mi casa, antes de llamarme. Observe con mucho cuidado lo último que pone sobre la barda, es el vidrio totalmente transparente. Esto demuestra su deseo de manipular el medidor a espaldas de mí, y le dio el tiempo perfecto para cometer los delitos de los que me acusan: romper el sello y manipular las manecillas.

 

 

Este video es continuación del anterior, y muestra al inspector manipulando el medidor con el vidrio sobre la barda de mi casa. Cabe señalar que el vidrio separado del medidor es la prueba de que es él quien rompió el sello, delito del que me acusa, y se ve claramente cómo está trabajando y realizando algo, en mi opinión, moviendo las manecillas para que marquen un descomunal consumo.

 

Para contrastar, observe el video de la inspección. Me ve salir usted porque él me llamó al teléfono, como dije, y él retira el medidor en mi presencia. Observe muy lentamente, inclusive varias veces, que lo que él retira no es el vidrio transparente. Vea los conectores oscuros que sobresalen detrás del vidrio.

 

 

Mentira 3 y comprobación de la existencia de una mafia

Al día siguiente, al solicitar la prometida celeridad del proceso, me enviaron con diferentes personas, y todos tenían la misma información: que me encontraron algo, o que encontraron que manipulé las manecillas, pero sobre todo, que me inspeccionaron porque tuve “una reducción o baja de consumo”. Esto último era totalmente falso, ya que en el bimestre anterior gasté casi $5,000, más que nunca en mi vida, y siempre durante el verano realizo consumos de varios miles de pesos.

No realizaron la inspección posterior prometida. El inspector me preguntó de memoria los aparatos que hay en mi casa y se los informé, además de darle indicaciones de mi uso, siendo lo más importante, que dejé de usar un viejo aire acondicionado de 1.5 toneladas y compré otro de 1 tonelada, y que, acabada la canícula, que es la peor época del verano, minimicé el uso del aire acondicionado. Esta importante información que solo cambió en el último bimestre, no fue mencionada por ninguno de los ejecutivos que me recibieron. Me informan en ventanilla que las estimaciones de mi robo que nunca cometí pueden tardar un mes, y que están calculando 10 años de robo. Incluso incluyen 5 años de los que mi medidor sí tuvo su candado exterior. Durante la estimación mi luz permanecerá cortada. Mi conclusión personal: la intención de cobro es totalmente fraudulenta, es decir, no hay ninguna intención de estimar algún consumo robado por mí, que no lo hay, y la persona que rompió el sello y manipuló las manecillas, creando una ventana de tiempo en forma hollywoodezcamente criminal y profesional, fue el inspector.

Modus operandi bien planeado. El caso de mi hermana es diferente, el delito es el mismo

Terminada mi inspección inicial, realizaron la misma en un medidor de mi hermana, a unos 6 metros del mío, con exactamente el mismo resultado, la misma rotura de sello, la misma inocencia de su parte. Pero cabe señalar que ella nunca hizo ninguna reparación. Es decir, cuando el personal de CFE puso su medidor nuevo hace aproximadamente 5 años, lo pusieron sin su candado externo. Fingieron ese descuido porque este robo no es una ocurrencia de ocasión, es un método profesional bien planeado que realizan con varias personas de mi pueblo.

La denuncia presentada y el intento de denuncia por el que pido reformas

He denunciado este criminal acto de corrupción ante la Secretaría de la Función Pública y muy pronto presentaré la denuncia ante el MP, quienes no pudieron atenderme cuando acudí a denunciar por ser un día festivo (20 de octubre).

Las consecuencias ¿Destrucción del tejido social? Lo que sigue puede sonar patético, pero lo escribo por una razón, la cual leerá al final del párrafo.

No voy a minimizar las consecuencias que esto ha tenido en mi persona. En el reporte inicial me permitieron manifestar algo y manifesté que si el corte de luz dura más de 24 horas seré gravemente damnificado. Padezco fibromialgia, enfermedad muy debilitante. Las caminatas que hice, creyendo que esto no era un delito y que podrían corregir sus acciones, me dejaron exhausto al grado de que antier pasé todo el día con sensación de vómito (si usted es atleta sabe a qué me refiero). Traje mi computadora a la casa de mi madre para trabajar pero no me es posible venir a vivir aquí, ella sí gasta mucha luz y consumir un poco de luz en su casa, se convertiría en miles de pesos que yo debo pagarle por ser los kilowatts del precio más alto. Sería un abuso pagarle como si fueran los kilowatts más baratos. Mi perrita, acostumbrada a que papá trabaje todo el día en casa con ella (trabajo en casa desde mi computadora), está sufriendo estrés por mi ausencia. Duermo con ella sin abanico ni aire acondicionado, dejarla sola sería demasiado. Un día sí traté de dormir en la casa de mi madre, pero escuché sus ladridos desesperados y tuve que ir a dormir con ella. No suelo llorar. Para mí “llorar” es tener los ojos rojos y quizás una lágrima de 2 centímetros. Pero en el ministerio público sí hice el ridículo. Caí al piso llorando aliviado cuando me dijeron que sí pueden ayudarme. Claro, después me dijeron que ese día no y mi trabajo me impide ir hasta la próxima semana. Quizás mi malestar del martes fue en parte por una intoxicación por inhalar una fuerte dosis de amoniaco, proveniente de mi propia orina concentrada en el baño que utilizaba para ahorrar agua sin bajar la palanca, el más lejano y encerrado de mi humilde hogar (en mi casa, si no hay luz se acaba el agua al acabarse lo que contiene el tinaco). No he tenido tiempo de comer bien, todo lo de mi refrigerador ya se echó a perder, solo pude rescatar la comida de mi perrita y meterla al de mi madre. Gracias a Dios me apoya, pero como dije, no puedo literalmente venirme a vivir a su casa. Mi perrita tiene un problema para socializar, nunca conviviría en paz con el resto de la familia ni con el perro de mi madre. He perdido muchas horas de trabajo y mis fuerzas, es un hecho, no serán suficientes para completar mi trabajo esta semana, por lo que no recibiré mi ya de por sí bajo ingreso completo. Llevo 5 días sin bañarme y sin luz en mi casa. Y si bien puedo decir que no soy propenso a la depresión, esto es de las peores cosas que he vivido en mi vida, física, económica y moralmente. No me es posible pagar el robo estimado cuando lo calculen, sea lo que sea. Me sería muy difícil pagar el recibo de más de $13,000 aún con la promesa de que no me cobrarán más. Después de esto, todos en mi familia pondremos protectores del medidor, para que solo puedan abrirlo en nuestra presencia pero puedan tomar la lectura. Una semana después de la inspección inicial, logré rescatar con muchísimo trabajo los videos que compartí en Youtube que muestran al inspector. Mis videocámaras son de tan mala calidad que considero que no las tengo. Es un milagro haber rescatado esos videos.

Y por lo que sigue, es que le quise contar mi patético sufrimiento

Y a pesar de que soy pobre estoy en el 6% de los mexicanos que ganan más ¿Qué pasa con el otro 94%? ¿También tienen la suerte de tener la casa de su madre al lado? ¿Tienen tiempo de presentar denuncias perdiendo horas de trabajo? ¿Pueden darse el lujo de perder toda la comida de su refrigerador? ¿Saben en dónde presentar las denuncias en el sistema fragmentado de justicia que tenemos? ¿Pueden diseñar y mandar a hacer un protector para su medidor que sea superior a los que venden, que en realidad no impiden el fraude por completo? ¿Necesitan tener videocámaras en sus hogares para captar cualquier delito que ocurra en las afueras?

Esto que estoy viviendo es un golpe a mi vida que atenta contra mi salud, mi trabajo y el bienestar de mi familia. Y mi mayor deseo es que esta mafia no solo detenga su actuar en mi caso, sino que todos  los participantes detengan esta actividad por completo, de la cual sé que hay otros casos en mi pueblo  y en el país, aunque nunca había escuchado de un caso con un monto tan grande como el mío. Nunca deberíamos enfrentar delitos como este, no durante la Cuarta Transformación de México. Necesitamos avanzar hacia portarnos todos bien con la celeridad y certeza de que podemos tener una vida tranquila y feliz, aún con bajos ingresos ¿Acaso no es eso recomponer el tejido social?

 

Referencia: artículo del congreso de Quintana Roo, en donde mencionan que existe la práctica de “siembra de supuestos delitos con evidencia inexistente” por parte de inspectores de CFE.

Entradas relacionadas