Investigaciones rápidas y efectivas

Compartir artículo:

Objetivo de esta propuesta de reforma: coordinar todos los elementos de nuestro sistema de justicia para que en forma sistemática, los tres poderes del gobierno de todos los niveles, con mucha facilidad, entreguen al pueblo de México justicia altamente efectiva, gratuita y rápida. Y en caso de no poder entregarla, sustituir las actuales esperas de muchos años por trámites fáciles que permitan entregarla aunque sea solo un poquito menos rápido.

 

Resumen del problema

En México, las instituciones que deberían hacer justicia la hacen con una efectividad aproximada de 2%. Si usted es víctima de un delito, es 98% probable que nunca se detenga al culpable o se le repare el daño, de acuerdo a datos publicados por Alejandro Gertz-Manero, jefe de la FGR.

Muchos acusados, en el ejercicio de su derecho, guardan silencio y no revelan las pruebas que los incriminan. Terminan su proceso como inocentes o con penas mínimas, sin ser reformados y sin resarcir ningún daño, o resarciendo una mínima parte de él. En el caso de políticos que han robado miles de millones de pesos, el gobierno les quita aproximadamente el 10% de lo robado. Pasan aproximadamente 4 años en la cárcel para posteriormente vivir como reyes sin trabajar. Este párrafo fue escrito antes del inicio del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, y actualizo que a dos años de su sexenio estas cifras no han mejorado, aunque hay un gran número de procesos legales activos. Y esto mismo se repite con todo tipo de delitos, grandes, pequeños, empresariales o por necesidad: impera la impunidad debido a un sistema que cuando opera, lo hace con suma lentitud y sin la ayuda de quien más podría ayudar a la resolución, el responsable del delito.

Cuando hay obstáculos como leyes inadecuadas, falta de facultades o recursos agotados por funcionarios o jueces y aún así no se obtiene justicia, el sistema deja de funcionar como tal, pues pocas veces se ajusta para poder entregar la justicia deseada a las víctimas, paralizándose casos por un número indeterminado de años. Esto genera un costo humano terrible para las víctimas tanto de delitos como de la parálisis del sistema. Lo descrito anteriormente no puede en pleno siglo XXI considerarse ni sistema, ni justicia, ni funcional.

 

Elementos de esta propuesta:

Un nuevo paradigma: el derecho a la plena libertad para todos los acusados

El interrogatorio, elemento central y con trato humano

La obtención de evidencias y resarcimiento de daños a la par que se obtiene información

Asignación de periodos de reforma u otras medidas, ya no son condenas o penas

 

Un nuevo paradigma: el derecho a la plena libertad para todos los acusados

Mi propuesta consiste en otorgar a todos los acusados una expectativa y experiencia totalmente opuestas a las actuales: el pleno derecho a la libertad en su alma, mente y estado de ánimo, eliminando por completo el castigo corporal (cárcel) cambiándolo por un hospedaje transformador (reformatorio) para los casos no peligrosos (este reformatorio sería una copia del sistema de Noruega), así como una experiencia transformadora al participar en la investigación y resarcimiento de los delitos cometidos.

Al detener a un sujeto de investigación se le informará que tiene todo el derecho a vivir una vida en plena libertad. Se le tratará con amabilidad y se le llevará a un cubículo (que puede ser móvil o fijo) en donde pasará un rato de diálogo amistoso muy sincero, y de ser posible, un masaje relajante dependiendo de los recursos del estado (abundarán si se aplica esta propuesta). Tras este rato relajante, se le informará que no está detenido para ser investigado ni castigado, sino para identificar y eliminar de su vida cualquier obstáculo que le impida vivir en total paz y libertad, y que incluso si terminara en el reformatorio, eso es lo que va a recibir. El objetivo real del gobierno será la mayor paz y tranquilidad posibles para el detenido.

Se le informará que como parte de este proceso, se le apoyará para identificar estos obstáculos al 100%. Se le sentará en un sillón muy cómodo y ergonómico y se le instalará un polígrafo (detector de mentiras).  Y se le aplicará un cuestionario profundo preparado de antemano para su caso por agentes de la autoridad que corresponda. 

Es importante aclarar que este proceso de ninguna manera puede considerarse como tortura, pido al lector que lo compare con el trato que se da a los detenidos actualmente. En caso de que aún con la oferta de plena paz y libertad se resista físicamente, se le aplicarán cómodas abrazaderas de tela que mantendrán su cuerpo sentado en el sillón y se continuará con el interrogatorio.

Para aclarar dudas específicas de cómo tratar con el sospechoso cuando no coopera aún con abrazaderas que lo retienen en un sillón cómodo, vea la sección de preguntas frecuentes.

 

El interrogatorio, elemento central y con trato humano además de no usarse el polígrafo como prueba definitiva y única

El interrogatorio se hará contando con equipo informático y con máxima supervisión, debido a que es muy probable que la persona realice transferencias bancarias durante el interrogatorio para devolver el dinero robado en caso de haberlo, que confiese sus delitos y que delate a quienes están coludidos con él. Se requiere una persona que transcribirá la conversación y la subirá a una plataforma informática que permite transmitir la información y corregirla y que sea transmitida en tiempo real a una computadora remota (Google Docs ya tiene esta función y es gratuito). Esto permitirá a un juez seguir todo el interrogatorio por escrito en vivo o en forma diferida, incluso si el juez se encuentra en otra ciudad, viendo el video en vivo o grabado o leyendo la transcripción.

Es necesario que la ley reformada obligue al juez a considerar la confesión, y la devolución del dinero como pruebas irrefutables y a decidir la sentencia con base en ellas. Debido a esta obligación, los jueces podrán emitir sentencias en menos de 48 horas en algunos casos, en otros podrán tomar más tiempo, después de haber observado el interrogatorio, ya sea en vivo o grabado. Todos los datos relevantes, montos recuperados, duración de interrogatorio y resolución del juez se publicarán en una plataforma interna sin violar la presunción de inocencia. 

Las salas fijas o móviles de interrogatorios contarán con un área reservada para la prensa, quienes podrán ver el interrogatorio sin ser vistos por el interrogado y sin que se le informe qué medios de comunicación están presentes, pudiendo, si así lo marca la ley, transmitir información una vez que se compruebe la culpabilidad. La relajación y comodidad del interrogado son primordiales ya que la paz y felicidad que se le ha ofrecido sí se buscará que las obtenga en realidad. Debe ser la intención del sistema de justicia que las tenga.

La devolución del dinero aceptado como prueba es solamente un ejemplo. Las autoridades emplearán los mismos métodos de obtención de evidencias que se utilizan actualmente, como inspecciones, búsquedas de armas, drogas u otros, toma de huellas digitales y obtención de cualquier prueba. La diferencia es que antes de emprender una cara y pesada búsqueda, se tratará de que el interrogado proporcione la ubicación de todo y acepte su entrega. Sorprenderlo con hallazgos que no ha confesado se dejará como último recurso y sin ninguna intención de dañar su moral, al contrario, de ayudarle en su proceso de cambio de vida. 

De esta forma, no se utiliza el polígrafo, considerado como 70% efectivo por sus analistas más detractores y 95% efectivo para los más optimistas, como única comprobación de un delito. Se cotejará lo declarado con las pruebas obtenidas. El gran beneficio del polígrafo es que hará sentir al interrogado que el proceso de bienestar que inicia es su única decisión posible y que en efecto, ayudará a detectar posibles falsedades que se corregirán en el camino, por ejemplo, si tiene o no tiene más cómplices, más dinero oculto, en qué bancos, etcétera.

 

La obtención de evidencias y resarcimiento de daños a la par que se obtiene información

Utilizando el interrogatorio plenamente preparado y los dispositivos, se obtendrá sin ningún obstáculo en un lapso de 24 horas a 1 semana, toda la información pertinente a todos los crímenes cometidos o no por el detenido. Se le agradecerá y felicitará cada confesión y cada devolución de dinero, reiterándole que es por el bien del país y de todos los mexicanos incluso el detenido.

Así mismo, se capturará toda la información que pueda proporcionar sobre sus propios delitos y sobre otras personas, autores intelectuales, socios, gobernantes, personas que fueron obligadas y no querían delinquir, etc. Esta información se capturará en un sistema informático diseñado a modo. Y que permitirá, en el caso de no haber realizado identificaciones plenas, recibir fotografías enviadas por una oficina remota de manejo de información para que el sospechoso identifique plenamente a otros sospechosos. De no poder ser así, se le pedirá la máxima identificación posible: domicilios, teléfonos, etc.

Lo ideal es que conforme la persona va confesando sus delitos, un juez lo escuche remotamente o personalmente con un asistente. El asistente revisará la transcripción y sus correcciones, pues se transmitió con tecnología que permite corregirlo, y capturará los artículos penales que llevarán al juez a tomar una decisión.

 

Asignación de periodos de reforma u otras medidas, ya no son condenas o penas

Se requiere una reforma penal acompañando a este proceso de interrogatorio, que otorgue al juez parámetros muy ajustados y poca libertad para dar condenas con variabilidad exagerada. Ejemplo: Un hombre que gana $20,000 mensuales y el juez asigna un embargo de su sueldo para pagar el 30% de su sueldo a su hijo quien vive con su ex esposa. Y otro hombre que gana $100,000 y que no tendrá que pagar nada (abundan casos así). La variabilidad debe ser muy estrecha, digamos entre 0.1% y 1% de margen para variar y el juez podrá decidir solamente en ese rango. No debemos tener temor de tener poca maniobrabilidad, ya que estamos cambiando de paradigma. Ninguna condena es mala, todo es por el bien de todos y del acusado mismo.

De esta manera, una vez que el detenido ha proporcionado absolutamente toda la información sobre sus crímenes y otros presuntos delincuentes y ha devuelto todo lo que ha robado o en su defecto ha dado instrucciones precisas para ubicar bienes y dinero, se procederá a una de estas dos opciones:

A) Si la devolución se completó a través de internet, SE REPETIRÁ todo el interrogatorio, completo. Esta vez será más rápido porque dirá toda la verdad y ya no proporcionará tantos datos, se referirá a “esta cuenta” etc.  Tras realizar este paso, el juez emitirá la sentencia en ese momento, o lo pospondrá por un tiempo corto, pues ya tendrá toda la información a la mano.

B) Si la devolución no se completó porque no todo se puede hacer a través de internet, se transportará al detenido en una unidad móvil con polígrafo, que contará con un sillón tan cómodo como el anterior y con el mismo equipamiento. De ser necesario por cuestiones de espacio será una caravana de vehículos. Acompañarán al sospechoso a recuperar todo el dinero en efectivo , escrituras, bienes, que declaró previamente. Tras terminar este proceso, se invitará a un notario público (de ser necesario) para escriturar la propiedad de bienes al destinatario que corresponda. Si robó al gobierno, el dueño será el gobierno. Si robó a una persona, se escriturará a esa persona. El sospechoso realizará la devolución física de todo lo que ha robado. Tras este proceso, realizará nuevamente el interrogatorio, el cual será mucho más rápido, y recibirá su condena o el juez la pospondrá por un lapso corto.

Al juez se le debe dar poco tiempo para valorar el caso, pues se le presentarán todas las pruebas (las confesiones y/o devoluciones se deben aceptar como pruebas contundentes) y se le han preparado los artículos en los que debe basar su condena. En caso de necesitar más tiempo, este no debe ser mayor a 24 horas.

Cuando el juez emita su condena, agradecerá la participación al condenado, le reiterará que el objetivo de paz y tranquilidad para él está en proceso, y lo condenará al tiempo (o proceso, embargo, mensualidad, etc) que proceda, el cual pasará en un reformatorio.

El sistema reformatorio será una imitación del sistema noruego (se aclaran dudas en sección de preguntas frecuentes). Se seguirá ese sistema al 100% con la excepción de que los reos tendrán un empleo dentro de la cárcel, para lo cual se invitará a empresarios y se crearán empresas estatales. Esto reducirá el costo de hospedaje en reformatorios a $0 y podría generar un sueldo para los reformados cuando salgan de la cárcel. Es necesario aplicar políticas económicas que recomiendo en otras propuestas junto con otras que ya se están haciendo para que el reo salga de la cárcel ya con un empleo, o con tres propuestas diferentes que le permitan sostener con dignidad a su familia. La imposibilidad de obtener un empleo sueldo de acuerdo al costo de vida familiar del país, como causa de delincuencia, debe destruirse por completo. Y ciertamente los miles de millones de pesos recuperados con este sistema ayudarán muchísimo.

Selección de personal

De sobra está decir que todos los jueces del país y agentes investigadores que interrogarán al detenido pasarán por un estricto control de confianza al momento de ser contratados, y periódicamente. Esto asegurará la alta velocidad y calidad de las investigaciones y la rápida recuperación de fondos que pertenecen al pueblo.

Plenísima justificación del método que propongo.

El polígrafo ofrece entre 85% y 90% de efectividad cuando se utiliza como única herramienta, sin todo el sistema que estoy describiendo, una invitación a un pleno cambio de vida, un detector de culpabilidad, amplia supervisión del interrogatorio y un cuestionario preparado para toda eventualidad.

Los métodos actuales para resolver crímenes ofrecen 4% de efectividad, 2% en el caso de homicidios. La impunidad de delitos en nuestro país es aproximadamente 95%. El dinero y bienes recuperado de miles de millones de pesos robados por funcionarios corruptos es aproximadamente 12%. Este dinero que fue robado metió al país en graves problemas. Recuperar el 12% no alivia en nada esos problemas.